Skip to content Skip to footer

Muy importante: reconoce cuáles son los signos de un entorno laboral tóxico

Todos los trabajos tienen algún nivel de estrés. Pero si al ir a trabajar (o sólo pensar en ir a trabajar) te hace sentir cansado, deprimido o incluso físicamente enfermo, eso es algo más que el estrés laboral general; son los signos de un entorno laboral tóxico.

¿Por qué es importante?

El personal de una empresa ya no permanecen en la misma empresa durante mucho tiempo. Según el BLS (U.S. Bureau of Labor Statistics):

  • El empleado promedio lleva 4,2 años en su empresa actual.
  • Esa estadística se reduce a 2,8 años si se considera el grupo demográfico de los millennials, la generación más numerosa de la población activa.
  • Los empleados no tienen miedo de saltar del barco cuando se enfrentan a un lugar de trabajo tóxico.
  • Si se trata de sus empleados de alto rendimiento los que abandonan el barco, usted está en problemas.

Las estadísticas sobre el compromiso de los empleados no son muy alentadoras. Los datos anuales de Gallup nos muestran que aproximadamente la mitad de los trabajadores en Estados Unidos están desvinculados (engagement) de la empresa donde laboran.

Recordemos

Para muchas personas, el trabajo puede ser como un segundo hogar. Pasa la mayor parte de las horas del día dedicado a su trabajo. Sus compañeros de trabajo y su equipo son probablemente las personas con las que más se relaciona en su vida, después de su familia o su cónyuge.

Somos humanos

La oficina debería ser uno de los lugares donde encontramos la felicidad y nos sentimos apreciados. Pero, ¿qué ocurre cuando cada día que pasas en la oficina te hace sentir estresado, desesperado y vacío? Si te levantas cada mañana y temes la idea de ir a trabajar, lo más probable es que te enfrentes a un entorno laboral tóxico.

Un entorno laboral tóxico se refiere simplemente a un ambiente de trabajo en el que te sientes incómodo, infravalorado y poco apreciado. Un lugar de trabajo tóxico no es necesariamente uno en el que se trabaja en exceso y se paga poco.

También puede ser un lugar en el que tus valores y creencias son regularmente pisoteados por tu empleador y tus compañeros de trabajo. Las frecuentes interrupciones de la comunicación, las discusiones innecesarias, la escasa capacidad de liderazgo y la falta de trabajo en equipo son características de un lugar de trabajo tóxico. La buena voluntad dejó de existir.

Es difícil alcanzar tu productividad óptima y perseguir tu plena felicidad en un lugar de trabajo tóxico. Como se dice, “la vida es demasiado corta para pasarla trabajando en un lugar donde no te sientes apreciado“.

10 Señales de un ambiente laboral tóxico

 

Escasas habilidades de liderazgo

Puede ser que trabajes para un empleador o bajo un supervisor que se deleita en intimidar a sus empleados para que se sientan inferiores.El mal liderazgo también puede manifestarse en la ineficacia de los órganos superiores de decisión de una empresa. Y cada vez que sus malas decisiones cuestan a la empresa en ingresos o reputación, la dirección encuentra conveniente culpar al personal subalterno. La ineficacia a la hora de abordar las disputas, los conflictos y las quejas de los empleados son otros de los principales indicadores de un mal liderazgo en una empresa.

Rumores de pasillo

Difundir chismes innecesarios es otra señal de que estás en un ambiente de trabajo tóxico. Esto afecta sobre todo a tus compañeros. Los rumores no sólo hacen perder tu tiempo productivo, sino que también desvían tu mente de las cosas que importan.

Falta de trabajo en equipo

Trabajar en una oficina en la que no recibes el apoyo adecuado de tus compañeros y jefes puede ser una experiencia desalentadora. Es peor si tus colegas te echan por tierra y una vez que has conseguido sacar adelante un proyecto, se llevan todo el mérito.

Carga de trabajo desmesurada

Así que acabas de conseguir un trabajo en una empresa hace unos meses como director financiero. Pero antes de que puedas instalarte en tu nuevo puesto, tu jefe quiere que realices algunas tareas de RRHH. Cuando la carga de trabajo se acumula, deberías empezar a buscar un plan de salida. Esto es especialmente cierto si la carga de trabajo extra incluye tareas que están fuera de tu ámbito de conocimientos y experiencia.

Trabaja demasiado y está mal pagado

Puede ser que trabajes para un empleador o bajo un supervisor que se deleita en intimidar a sus empleados para que se sientan inferiores.El mal liderazgo también puede manifestarse en la ineficacia de los órganos superiores de decisión de una empresa. Y cada vez que sus malas decisiones cuestan a la empresa en ingresos o reputación, la dirección encuentra conveniente culpar al personal subalterno. La ineficacia a la hora de abordar las disputas, los

Enfermedad de los empleados

Los lugares de trabajo tóxicos suelen provocar la fatiga física y mental de los empleados. Por eso, una de las señales seguras de una oficina tóxica es que los empleados siempre estén llamando para decir que están enfermos. Es peor si la enfermedad es fingida, sólo para que el empleado pueda ausentarse del trabajo.

La oficina está llena de dramas

Las peleas internas, los conflictos entre el personal y las competiciones por un trato de favor son signos típicos de un lugar de trabajo tóxico. Es peor si los conflictos degeneran ocasionalmente en enfrentamientos y peleas. No hay amistades genuinas entre los compañeros de trabajo, existe paranoia y luchas internas.

Tu instinto te dice que algo no va bien

Las intuiciones nunca mienten. Así que, cuando tus tripas te digan que algo está fuera de lugar, confía en ellas. Cuando eres nuevo en una oficina hostil, puede que todo el mundo intente comportarse de la mejor manera posible. Pero tu intuición siempre será capaz de ver por debajo de sus pretensiones. ¡Hazle caso!

Liderazgo narcisista

Exigen que siempre estés de acuerdo con ellos y que tienen la razón, aún cuando están equivocados.

Poco entusiasmo

¿Parece que alguien es feliz trabajando allí? Si parecen ser totalmente infelices, puedes suponer un ambiente de trabajo tóxico.

 

¿Quién es responsable de un lugar de trabajo tóxico?

¿Quién o qué es responsable de la toxicidad en el lugar de trabajo? ¿A quién hay que responsabilizar? ¿Es culpa de los directivos tóxicos? ¿Es un subproducto de la rápida expansión, otro dolor más que crece? ¿Está causada por la alta rotación de personal que perturba el funcionamiento del equipo?

Los individuos de todos los niveles de una organización pueden contribuir a la toxicidad en el lugar de trabajo.

La toxicidad puede comenzar con los líderes empresariales, los malos gestores o los empleados desvinculados. Frecuentemente son las tres cosas a la vez.

Así como cualquiera puede crear toxicidad, cualquiera puede resolver el problema también. Todos tenemos la opción de alimentar o no esa toxicidad. Podemos elegir sufrir o hacer algo para solucionar el problema.

Un lugar de trabajo tóxico puede tener “grupitos”, exclusión y rumores

Todos sabemos cómo es un “grupito”. Es el grupo de personas -ya sea en el trabajo o en la escuela- que se mantienen unidas, se invitan a café, se ríen de los chistes internos (de los que, de alguna manera, tienen aproximadamente un millón) y, en general, excluyen a cualquiera que no forme parte de su estrecho círculo.
Y, aunque todos somos adultos, puede resultar muy alienante. Son contraproducentes en el lugar de trabajo. Aunque tener amigos y conocidos en el lugar de trabajo es bueno, es mejor evitar cualquier comportamiento que pueda describirse como “grupito”.

Así lo puedes reconocer:

  • Sensación constante de exclusión de un grupo de personas
  • Un grupo particular que almuerza, toma café y organiza horas felices juntos
  • Los proyectos se ofrecen a menudo a un grupo particular, sin tener en cuenta el talento o la experiencia
  • Gran parte de la jornada laboral se pasa susurrando o charlando en plataformas de mensajería
  • Desinterés general del grupo por los demás, a menos que se trate de cotilleos o “dramas”.

No hay crecimiento

Aunque normalmente se pasa por alto, la falta de crecimiento y desarrollo es otro indicador seguro de un entorno laboral tóxico.

Un caso clásico es el de quien lleva diez años trabajando en una empresa en el mismo puesto, desempeñando las mismas funciones y cobrando el mismo salario.

Buscar culpables y no soluciones

Otra señal segura de un ambiente de trabajo tóxico: cuando algo va mal, siempre se culpa a otro.

Se echa a alguien debajo del autobús, siempre es culpa de otro.

Siempre estás trabajando, siempre.

Incluso cuando te vas de vacaciones, incluso cuando estás cuidando a un familiar enfermo, incluso cuando te has tomado tiempo libre para tu propia boda, tu jefe te obliga a estar “siempre activo“.

La falta de equilibrio entre el trabajo y la vida privada puede perjudicar tu salud mental y física. Si no puedes tomarte tiempo libre del trabajo, incluso cuando no estás trabajando, entonces tu lugar de trabajo puede ser tóxico.

Documéntalo todo

  1. Llamadas telefónicas, correos electrónicos, reuniones, conversaciones: asegúrate de guardar los registros de las interacciones y prácticas perjudiciales.
  2. Anota nombres, fechas, horas, lugares y lo que se dijo o hizo.
  3. Si alguna vez tienes que presentar una queja formal, tendrás las pruebas de tu lado.

Trabaja en una estrategia de salida

Dejar un trabajo es difícil, ya que probablemente has hecho algunas amistades y te has acostumbrado a la rutina, por no hablar de tener que volver a pasar por el proceso de búsqueda de empleo.

Pero si la situación está creando problemas en tu vida, tanto profesional como personal, deberías empezar a sacar tu currículum. No es necesario que aceptes un nuevo trabajo, pero siempre es bueno tener una red de seguridad en caso de que las cosas vayan mal.

Signos de un entorno laboral tóxico - Leon Kadoch, Consultor