Skip to content Skip to footer

Cómo evitar los Sesgos Cognitivos

Evitar por completo los sesgos cognitivos puede ser difícil, ya que son patrones automáticos de pensamiento arraigados en nuestra psicología. 

El primer paso para reducir el sesgo cognitivo es ser consciente de su existencia. 

Esto te permitirá reconocerlos cuando ocurran.

Reflexiona sobre tus propias creencias, suposiciones y prejuicios. Cuestiona tus propias ideas y considera diferentes perspectivas.

Busca información objetiva: Procura obtener información de diversas fuentes y perspectivas antes de tomar decisiones importantes. Busca datos concretos y verifica su veracidad. No te limites

Desarrolla tus habilidades de pensamiento crítico. Cuestiona y evalúa la información antes de llegar a conclusiones.

Examina tus propios razonamientos y considera si hay sesgos o falacias en tu proceso de pensamiento.

Busca la retroalimentación de otras personas. La diversidad de opiniones y perspectivas puede ayudar a contrarrestar los sesgos cognitivos individuales. Escucha activamente a los demás.

Los sesgos cognitivos son parte de nuestra naturaleza humana, pero al ser consciente de ellos y utilizar estrategias para minimizar su influencia, puedes tomar decisiones más informadas y justas.

Cómo evitar los Sesgos Cognitivos - Leon Kadoch